lunes, 20 de abril de 2009

La Ventilla..

Plaza de los Glifos, con varios de ellos cubiertos
Glifo de Colibrí

Otra vista de la plaza de los glifos

Vista de Teotihuacan, desde la entrada a la Ventilla.

Creo que todo en este mundo orienta siempre a conocer a las personas correctas en el momento adecuado. Hace unos meses, viajé a Tailandia y conocí a una gran persona, que posteriormente se convertiría en una gran amiga.

Una arqueóloga mexicana, que además de ser sumamente brillante y exitosa, tiene un corazón enorme y una fe impresionante.

Gracias a ella, tuvimos un fin de semana en la Ventilla y Teotihuacan, como pocas personas podrían preciarse de tenerlo. Fuimos llevados a esta zona que no está abierta regularmente al público en general y así empezó nuestro domingo.

Después de discutir unos momentos con el policía por no traer un 28-30, y q nos obligó a esperar unos 10 min, para que él pudiera confirmar que todo estaba en 320, aún sin el 28-30, pasamos a la Ventilla.

Realmente si vas pasando por el circuito de Teotihuacan y la majestuosidad de las pirámides te roban la mirada, es probable que no veas la Ventilla. Se encuentra a un costado, y lo que llama la atención, es el techo que la está cubriendo, todo alrededor, simplemente parece pasto seco y una vegetación sumamente típica de la zona.

Llegando a la Ventilla, encontramos un patio lleno de glifos en el piso..Llamada la "Plaza de los Glifos", era un patio, que permitía que los jóvenes artistas en formación, ensayaran las distintas representaciones que posteriormente serían plasmadas en las grandes pirámides que todos conocemos (y los que no lo hagan, deberían).

Desde colibríes, hasta cráneos, pasando por otros glifos sumamente hermosos, observamos lo que el arte de los Teotihuacanos era. Pensar que las pirámides estuvieron estucadas y pintadas de un rojo sanguíneo, es simplemente un deleite para la imaginación.

La Ventilla, fue entonces esa especie de taller/escuela que sirvió para que se preparasen para así poder embellecer adecuadamente esos bellísimos centros ceremoniales que hoy conocemos.

La Ventilla no ha sido una zona que haya sido estudiada a fondo, debido a que acaba de recuperarse el terreno, después de años de litigio, pues la zona se había vendido a una empresa norteamericana y al momento de realizar las excavaciones para la creación de ¡¡UN CENTRO COMERCIAL!! se dieron cuenta que estaban sobre ruinas. Por lo tanto, entre el pleito legal y otros penares, se perdieron muchas piezas y las que se mantienen, están tratando de recuperarse correctamente, pues fueron sumamente erosionadas por el clima.


Hoy en día los glifos están cubiertos por unos "techos" de vidrio y permiten, que después de retirar el polvo con la mano, descubra el visitante, lo hermoso de estos dibujos.

Ser parte de los que asistían a la Ventilla era realmente un honor y una diferencia de clase. Ser un artista de la calidad de ellos, haría a cualquiera de los artistas de hoy en día, querer regresar en el tiempo y poder aprender a estucar, a pintar chalchihuites y glifos y jaguares y quetzalcóatls y serpientes y etc etc..
Ir a lugares como estos, me hacen preguntarme varias cosas: 1. porq no nací en esa época?? 2.porqué no esutdié arqueología?? 3.porqué nuestro país teniendo tantas zonas arqueológicas, no consigue los fondos para poder estudiarlas??
La Ventilla es uno de esos recuerdos maravillosos que acumularé en mi disco duro y que gracias a mi adoradíiiiiiiisima Marce.. pude conocer... aún sin un 28-30...

2 comentarios:

  1. Como yo no tengo los privilegios que ustedes tuvieron entrando a la Ventilla aún sin el 28-30...., me atreví a guardar las fotos...

    Mil gracias por disfrutar de la Ventilla y por hacer que otros, al leer tu blog, sepan de la existencia de este lugar.

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Cautivador. A mi tambien me gusta Tetitla.

    ResponderEliminar