martes, 21 de agosto de 2012

El amor y sus momentos

Mientras trabajaba escribiendo sobre panes, me topé con una de las películas que más he visto en la vida: Orgullo y Prejuicio con Keira Knightley.

Soy una fan from hell de Jane Austen y cualquier cosa que haya escrito ha sido leída por mí.
Hay una escena en particular en la película que me provoca un dolor de panza como sólo esos que se sienten cuando uno está enamorado... sí.. he visto esa película varias decenas de veces y sigo emocionándome hasta las lágrimas en ese momento. Es la escena donde la adorada Lizzie Benett se para al lado de un peñasco o como gusten llamarle... los colores, el viento, la soledad, el miedo a caerse, el sol, el frío... todo me recuerda tantísimo al amor... así me parece que uno se siente cuando ama alguien...

Muchas otras cosas en esta vida me recuerdan al amor....

El momento en el que estás haciendo una masa y al vaciarla en el molde te queda la espátula con un poco de masa y tienes que probarla.... cuando empecé a hornear, dejaba un poco de la masa en el recipiente para poder probarla, pues la espátula y su delgada capa no serían suficientes... nada se compara al sabor de una masa sin cocinar... alguna vez ya me enfermé por comer masa cruda... igualito que el amor.


Otro momento es cuando un panqué empieza a crecer en el horno.. nada como ver desde la ventanita del horno como va subiendo el volumen, como crece y se forma una costra... si se abre la puerta por la urgencia, el panqué se baja y pierde su textura.... el horno puede abrirse cuando el olor a pan cocido y dulzón llenan la sala... como en el amor, hay que ser pacientes y esperar a que sea el momento, para evitar que se baje y no funcione.

El momento en que llegas a un restaurante y te presentan un menú... siempre hay una ligera adrenalina al ver qué depara la cena (o comida o desayuno).... Alguien más nos ofrecerá algo desde sus adentros (su cocina) y nosotros podremos elegir con qué seremos sorprendid@s .... será una entradita ligera, una sopa, ensalada o directamente saltaremos al plato fuerte? haremos lugar para el postre o nos llenaremos antes? alcanzaremos a probar algún coctelito, vino o nos quedaremos entregados a otras bebidas como refrescos o limonadas... Aventurarse, salirse del molde, pedir lo más raro, lo más caro, lo más barato, lo vegetariano, el especial del día, lo mismo de siempre.... lo que pedimos en un restaurante habla mucho de nosotros (y nuestra manera de relacionarnos en la vida).

El instante en que bajas de un avión y llegas a un lugar que no conoces... esperar tu maleta, salir de la sala, buscar un transporte que te lleve a tu destino es una cosa muy peculiar... todo es nuevo, no sabes qué pasa, a dónde vas, cómo llegarás... ir en el taxi camino a tu hotel y empezar a hacer un rápido sondeo de la ciudad es mi momento favorito.... ver rápidamente los edificios y las calles pasar, los letreros, los restaurantes, los ríos, los camiones, el mar, lo que sea que esa ciudad te ofrezca. Después de esa primera mirada, nada será lo mismo... un cortísimo enamoramiento, para dar paso al amor.... descubrir las entrañas de la ciudad, sus pros y sus contras... qué sí y qué no.

El caminar a la orilla del mar, sentir el momento en que el mar toca tus pies y el primer instinto es quitarse, el frío del agua y tal vez la sensación de la espuma del mar tardan unos momentos en llegar al consciente (por lo menos al mío) y me dan ganas de correr... pero recuerdo que es el mar y que me hace muy feliz y me quedo caminando allí. El frío inicial se quita y los pies "se aclimatan". Cuando menos te das cuenta ya te metiste a nadar porque sabes que no hay nada como estar en el océano y sentir cómo la sal del agua te llena todo el cuerpo.

Después de que la masa se ha horneado, sacarla del horno y tomar una pieza de lo horneado, todavía caliente, quemándose los dedos y la lengua por la desesperación de probarla. No poder pensar en nada más, salvo en lo que lo que acaba de salir del horno fue hecho por nosotros, con nuestras manos, saber si la receta valió la pena o tendrá que mejorarse... confirmar que lo que se hizo es delicioso llena el alma más que todo el dinero del mundo (tal vez exagero, no despreciaría todo el dinero del mundo pues podría seguir horneando).

Planear un menú: dar a un cliente lo que uno tiene y ocultar lo que no... No todos los cocineros son expertos en todo.. uno siempre pone su mejor cara y sus mejores recetas de entrada. Si el cliente le pide si "no puedes hacerme tal" y no sabes cómo, tienes dos opciones.. intentarlo o llevarlo por otro camino, para que al final, cambie de idea... Queremos brillar con lo que sabemos y podemos hacer. Sentirnos seguros, no amenzados, movernos como "peces en el agua"¿Algo más parecido al amor? lo dudo.

Como el amor  se siente (creo)

















¿Cómo no amar esta vida? si lo único que hace es regalarnos momentos de enamoramiento y amor continuos.

domingo, 27 de mayo de 2012

NY reloaded

Hace un año estuve mes y medio en NY... descubrir "como local" una ciudad que había visitados dos veces con 10 años de distancia entre una y otra fue un agasajo...  pasé mucho tiempo aquí echándole velocidad al cerebro pensador.
Al regresar a México luego de ese viaje decidí echar a andar mi empresa... SIBARIANA.

Gracias a la ayuda de gente que quiero infinitamente mi proyecto allá va.. levantando poco a poco... un año después estoy en NY dando una demo de mermeladas, trabajando por las mañanas en uno de mis proyectos más importantes y tomando información y todo lo que la vida neoyorquina me ofrece para otros dos momentos que vienen.
La vida tiene muchos momentos que van concatenados y otros totalmente alienados... traje conmigo la libretita que utilicé el año pasado para anotar todas las ideas que surgieron varios días sentada en el Central Park, otros tantos en el metro, algunos en el aeropuerto de regreso... creo que este momento es un hilito de ideas, historias y gente en mi vida.

Estoy aquí emocionada, pensando en todas las cosas buenas que hacen los gringos y lo mucho que aman la comida.. entonces recuerdo mi país y me arrepiento de todos mis malos pensamientos de fuga... No hay lugar como México para mi corazón; de verdad no lo hay. Me fascina viajar y es algo que no planeo dejar de hacer, pero ya cada vez me llega la nostalgia más rápidamente y ya me quiero devolver para mi pueblo. El síndrome del Jamaicón que le llaman.

Estoy en uno de los mejores momentos de mi vida en muchos aspectos... me faltan muchas metas, tantas que la lista de ello sería una cosa larga, larguísima... pero no cambiaría nada de lo que tengo por lo que no tengo... las cosas de mi vida como un menú bien planeado:

Primero la entradita y luego cuando ya vamos haciendo hambrita, nos vamos por el fuerte y agárrense que p'al postre me espero todo el cierre..

martes, 8 de mayo de 2012

Mis 10 favoritos 3/10

Canciones 1 :
  1. Rollercoaster- EBTG
  2. Lost Cause- Beck
  3. Slow Dancing in a burning room- John Mayer
  4. When the man comes around- Johnny Cash
  5. Imitosis- Andrew Bird
  6. Until we bleed- Lykke Li
  7. What if the storm ends- Snow Patrol
  8. Mrs. Cold- Kings of Convenience
  9. Intro- The XX
  10. Back Down South- Kings of Leon
Series de TV:
  1. Downton Abbey
  2. Mad Men
  3. HIMYM
  4. Game of Thrones
  5. Lost
  6. Epitafios
  7. Breaking Bad
  8. 4400
  9. Big Love
  10. News Radio

lunes, 7 de mayo de 2012

Mis 10 favoritos 2/10

Olores:
1. romero
2. gardenias
3. lemongrass
4. curry
5.vainilla
6. café
7. pasto mojado
8. pan recién horneado
9. cáscara de naranja
10. fresas

Texturas
  1. frambuesa
  2. plástico par envolver con burbujas.
  3. cartón corrugado
  4. sandía
  5. corteza crujiente y delgada de pizza
  6. espuma del mar
  7. arena del Caribe
  8. azúcar y aceite
  9. pétalos de rosa
  10. seda

miércoles, 2 de mayo de 2012

Mis 10 favoritos 1/10

Comida:
1. chocolate.
2.jengibre.
3. curry.
4. ikura.
5. mole negro.
6. pimienta gorda.
7. cebolla.
8. vainilla.
9. romero.
10. ajo.

Libros:
1. La vida alcanza-Eliseo Alberto.
2. Everyman-Philip Roth.
3. La invención de la soledad- Paul Auster.
4. Las batallas en el desierto- José Emilio Pacheco.
5. Los años falsos- Josefina Vicens.
6. My Name is Red- Orhan Pamuk.
7. La Divina Comedia- Dante Alighieri
8. La cabaña- Juan García Ponce.
9. Plenilunio- Antonio Muñoz Molina
10. Dos Crímenes- Jorge Ibargüengoitia.


viernes, 13 de abril de 2012

Perder la perspectiva

Tod@s venimos de algún sitio.
Las historias  de cada un@ de nosotr@s nos hacen "únic@s e irrepetibles".

La vida es injusta. Eso es seguro. Vivimos en un mundo donde unos tienen mucho, otros más o menos y otros no cuentan ni con lo mínimo indispensable.

El www.hombrelobodelhombre.com es un hijísimo de su madre que siempre quiere tener más y más...

MEREZCO, QUIERO, NECESITO, ME URGE, NO PUEDO VIVIR SIN.... son palabras que salen de nuestras sacrosantas bocas un día sí y otro también.

Nací en una familia que ha podido ofrecerme muchas facilidades y cosas maravillosas. Educación a nivel licenciatura (no una si no dos veces... qué pena la gastadera caray); viajes, coche, ropa, etc etc. La lista es grande y la cuenta resulta en números elevados, para un país donde hay 60 millones de pobres.

Agradezco infinitamente lo que tengo y a veces miento madres de lo que no tengo:
"ay qué daría yo por tener un avioncito privado y evitarme estas pinchis colas en el aeropuerto"...
"un departamentito aquí nomás en Champs Elysées no me caería mal"...
"yo no pedí nacer.. y menos quedarme en este pinchi hostal, en Edimburgo"...
Esas(y muchas más) frases pedantes y requeté mamertas las he proferido.

He visitado restaurantes en donde el precio de un refresco equivale al salario mínimo por día de mi país... He dejado propinas más grandes fuera de mi patria. "Está mal visto dejar propinas menores al 18% en NY... pero en México dejando el pinchi mínimo 10%". He sido autora de estas vilezas de poca monta..

Pero la vida se encarga de ponernos en nuestro lugar... en recordarnos que nuestra pedantería tiene un precio... el dolor de la víscera hueca cuando hemos hecho acto de alguna jalada monumental que atenta contra otros directa o indirectamente.

Yo tengo una historia que me ha marcado de por vida... no es propiamente mía, pero me la he apropiado por la cercanía de los autores -Mis padres-.

Mi madre es una de las mujeres más bondadosas y caritativas que existen en este universo. Consciente del dolor del otro, empática y brillante, su labor como médico ha sido espectacular a lo largo de toda su carrera y es de las pocas personas que conozco que se levanta ilusionada de trabajar día con día.
 Mi padre con un pasado complejo, lleno de carencias de todo tipo, es un hombre desprendido, consentidor, gastalón y despreocupado del "tener" y más ocupado en "el dar".

Ellos han trabajado como mulas de carga y no han recibido herencias ni regalos de nadie... todo lo que tienen es por mérito propio y para mí son un gran ejemplo (y un estándar muy cabrón).

En una ocasión, mi madre fue invitada a un fin de semana a un Campamento de niños con Leucemia. Ella coordinaría un taller para los padres de dichos morrillos. Yo estaba fuera de México y asistieron mi papá y mi hermano menor. Llegaron a un lugar del IMSS, en algún lugar de Morelos.

Mi mamá me escribió.. llegamos al lugar.. no me quiero ni quitar los zapatos... la alfombra me da terror... eso fue un viernes por la tarde.

La cena estaba programada a las 8 pm. A las 8:30 pm, notando que faltaba más de la mitad de la comitiva infantil, los organizadores del campamento fueron a ver qué pasaba. Nadie podía encontrar a los niños.... Luego de una búsqueda de 5 minutos, localizaron a todos en la zona de regaderas. La gran mayoría de los niños lloraba de alegría al estarse bañando POR PRIMERA VEZ en una regadera. "Doctorcita, es que el agua está calientita, otro ratito más", "es que sale el agua del techo y no de la jícara", "esta tinita está bien deliciosa, con agüita caliente"....
La cena se postergó hasta las 9 pm. los niños salieron felices y llegaron al comedor a comer algo que seguramente la bola de mamones gourmands que conozco y de los que formo parte, hubiéramos calificado de terible.

Cuando mi madre me platicó esta historia.. sentí un hueco en el estómago y lágrimas escurrían por mis mejillas.... EN QUÉ PINCHE MOMENTO PERDIMOS LA PERSPECTIVA. Mi madre me dijo que en ese segundo olvidó la alfombra sucia y las sábanas "de dudosa procedencia" y pasó dos noches en ese hotel "de mala muerte" como si hubieran sido en la suite más lujosa del Waldorf Astoria.

Esos niños no tenían NADA... ni agua caliente y menos salud. De un grupo de casi 30 morritos, quedan vivos menos de 5.

Conocer la regadera y el agua caliente se convirtió en uno de los gozos más grandes de su vida.

Yo conozco gente que no disfruta ni un poquito lo que tiene... "tal vino estaba muy astringente, tal cerveza muy pasada de x lúpulo", "la textura del plato Y me decepcionó".... honestamente sólo puedo decir... QUÉ INIFINITA HUEVA. Me incluyo.. yo fui así por años y a veces tengo mis rachas de www.medoyhueva.com.

Hoy disfruto por igual un clamato con cerveza Corona preparado por mi tío de Torreón que una cerveza artesanal mexicana... hoy le he perdido "el horror" a muchísimos platillos que no era ni capaz de tocar... Estoy recuperando la perspectiva. Disfrutar por estar viva, porque puedo comer, visitar, viajar, bailar, reír, escuchar, ver.... por todo.. lo que pasa y lo que no pasa.

Cada vez que empiezo a perder el piso en cualquier ámbito de mi vida, recuerdo esa regadera y a esos niños...

Quítense el traje de mamonería y arrogancia que seguramente traen much@s de ustedes... A disfrutar la vida que es UNA...

 R-E-L-Á-J-E-N-S-E

Que cada cosa nueva sea "esa regadera de agüita caliente bien deliciosa".... una sorpresa y un gozo.

M






jueves, 5 de abril de 2012

Las Vegas .... (el atascadero)

En 28 años y varios viajes en mi lista, nunca había visitado las Vegas.
No me gusta jugar, no soy antrera, me dan hueva los shows.... La ciudad NO es para mí... pero se me antojaba conocer el lugar del cual tanta gente hablaba y que es famoso por su "what happens in Vegas, stays in Vegas"... ¿qué tanto puede ocurrir en una ciudad que uno no quiera traer el recuerdo de regreso a su vida diaria?
Mi imaginación creó una ciudad inmensa con un toque de Sodoma y Gomorra 24/7.. gente bebiendo en las calles en fuentes de vodka y ron, Buffets montados en las aceras y Hoteles que al voltear a ver el cielo no lograbas ver el final... Shows callejeros, espectáculos gratuitos... casinos encerrados, sin relojes, oscuros y lúgubres donde apostabas tu dinero en mesas lujosísimas y vajillas casi cubiertas de oro... Ok, lo acepto, tengo una imaginación alterada. Pero eso era para mí las Vegas...

Luego de un vuelo de 3hrs:40 min llegamos al aeropuerto más pequeño del mundo (ok, es una exageración, me llega a la mente el aeropuerto de Granada, que era como del tamaño de mi departamento) Salimos rápidamente luego de que una muy jetuda doña nos hizo poner los 10 dedos de las manos en su lector ese sucio y terrible y la foto post-vuelo que siempre asegura una imagen de mandril semidormido (por lo menos en mi caso). Al aterrizar pudimos ver un espectáculo para el cual, mi cerebro no estaba preparado: "LAS VEGAS ES UNA CIUDAD DIMINUTA". por lo menos la zona de The Strip, donde "pasa todo" no tiene más de 15 cuadras creo yo... Hoteles grandes, pero no monumentales como lo imaginaba. Réplicas de NY, París, un castillo, una pirámide, una esfinge... hay de todo y para todos... en un espacio minúsculo.

Llegamos al hotel y no había mucha gente en las calles. Era lunes. Buscamos un lugar de sushi, como siempre... hay una belleza auténtica en comer un sashimi... no hay engaños... las cosas son lo que son. un buen pescado no se puede inventar... algo fresco, suave, aromático y fabuloso es un trozo de toro, de hamachi.... Visitamos Sushi Roku, en el Caesar's Palace, luego de recorrer sus kilométricas y exageradísimas  "calles" en el decorado, Forum Shops.El Sushi fue realmente bueno, acompañado de un ramen bien condimentado y delicioso.

La vida es eso que ocurre entre un buen restaurante y otro. creo yo.

La repetición de buenos lugares se dio a lo largo de todo el viaje. Me parece que hoy en día, uno no puede considerarse un chef celebridad (american style) si no tiene un lugar en las Vegas.
Michael Mina, Mario Batali, Joël Robuchon.... la lista es kilométrica.

Antes de salir a las Vegas pedí una lista de recomendaciones de restaurantes... la verdad es que nunca pude ir a lugar alguno de los recomendados. Siempre los tiempos de turista dictaron los lugares. Uno va caminando frente al "Bellagio" y busca un rincón en sus instalaciones... SEGURO hay algo.

Mi sugerencia para el/la viajero (a) que va a las Vegas es... no hagan una lista de restaurantes que quieran conocer.. dejen que los tiempos los lleven a dónde van... Cada hotel cuenta con un arsenal de lugares deliciosos para comer.
En todo hay un común denominador de servicio de alimentos y seguro encuentras:
*Helados
*Carnes
*Italiano
*Sushi/Ramen
*Bares
*Postres
*Healthy/Vegan

Es un combo perfectamente armado. Lugar al que entres, lugar en el que hay algo delicioso para comer.

Mi mayor sorpresa del viaje fue: L'Atelier de Joël Robuchon. un hombre al que admiro ampliamente. Ubicado en el MGM su "taller" está pegado a su restaurante Joël Robuchon (más formal y serio).
L'Atelier es un lugar fabuloso, en tonos rojos, con una cocina abierta impecable y hermosa, con un grupo de cocineros que parecen mudos, pues la verdad no emiten ruido alguno. Una exquisita carta de cocteles y un menú de alimentos MARAVILLOSO. Cada plato mejor que el otro. Salí feliz, emocionada y cada dólar del menú ($160 USD por persona)vale su peso en oro
 Tendré que hacer un post sobre la experiencia en el lugar, pues es maravilloso.

Si lo que interesa es el shopping.. compré muchas cosas, hay cientos de tiendas caras (en The Strip) y tiendas  más baratas (Outlets)  (a 10-15 minutos).... Cada hotel tiene sus propias tiendas, hay un mall llamado Fashion Mall justo frente al Hotel Trump y el Wynn. Con las típicas tiendas gringas de mall (Macy's, Nordstrom, etc). Vale la pena darse una vuelta, si lo que interesa es no salirse de The Strip.
 
Mi plus del viaje fue visitar la presa Hoover y el Gran Cañón en avión... I-M-P-R-E-S-I-O-N-A-N-T-E-S. 257 usd por persona un tour que incluía un viaje en Avión sobre el Gran Canón y luego transporte en camión a la Presa Hoover y visitarla por 2.5 horas.. súper interesante y salieron grandes fotos... luego, regreso a Las Vegas también en camión. Un tour que nos llevó de las 06:10 am hasta las 13:30 del día... te queda el resto de la tarde (muy desmañanado) pero sigues teniendo tiempo para hacer cosas :D
Naturaleza vs estructuras construidas por el hombre... Es una gran opción visitar estos lugares si a ud amable lectoturista, le gusta la idea de salirse de sin city y dejar atrás el caos.


Casi cada hotel ofrece alguna atracción gratuita para el visitante: El show de fuentes del Bellagio, Volcán del Mirage, Show de Piratas del Treasure Island.... Son "every hour, on the hour" (y en fines de semana se repiten con mayor frecuencia) yo la verdad sólo pude ver parte del show de fuentes desde un restaurante de sushi del Bellagio, mientras cenábamos (sí, otro restaurante de Sushi). Hay que llegar con tiempo a los lugares y hacer fila, para poder ver los shows desde buen lugar.

No sé si fue la temporada baja en la que fuimos, pero siempre encontramos mesa fácilmente, en muchos restaurantes hicimos reservación, pues notamos que con reservación siempre te tocaban mejores mesas, a diferencia de los walk -ins que casi siempre acababan en la barra o en mesas recónditas.

Los lugares que visité fueron:
-Sushi Roku en el Caesar's Palace (Yellowtail Sashimi with chili, chives and yuzu y el ramen) (coctel de Pineapple uspside down cake y uno con Hendrick's)
-Bellagio Café en el Bellagio (Pan francés relleno de frambuesa y crema y huevos benedictine)
-BLT Burger en el Mirage (Classic con malteada Black and White)
- L'Atelier de Joël Robuchon en el MGM (Menú de temporada) (coctel Lemonberry tart)
-Yellowtail Sushi en el Bellagio (Handroll con king crab)
-Max Brenner Caesar's Palace (Postres de chocolate, Tiramisú y el de chocolate y centreo líquido)
-Serendipity's 3 afuera del Caesar's Palace (El clásico neoyorquino) (Huevos Benedictine, el smoothie de frutos rojos, el pan francés de 3 pisos con fresas, chocolate y pistaches)
- DJT en el hotel Trump (hora feliz de 5-7 cocteles de 5 dólares! un regalo, pensando que el promedio en todos lados es entre 12-20)

El tema de los buffets es cosa seria en las Vegas.. no me gustan ni poquito los buffets, pero la gente dice que son realmente buenos.. en otra ocasión probaré...

El show de O del cirque du Soleil muy ameno, pero la neta, sigue sin ser lo mío... bien podría no ir a ningún show ever again en las Vegas.. yo soy mujer de conciertos.. creo.

Las Vegas es un lugar en donde hay cosas para TODOS... te guste o no jugar, gastar, beber, etc. Iba con actitud abierta y me fue sorprendiendo día con día la ciudad... la pasé muy bien y ahora quiero planear un regreso.

Sé que la gente pierde la cordura, las escrituras de la casa y hasta la decencia en las Vegas... pero por lo menos yo volví con buenas historias de platillos y mucha ropa nueva.






jueves, 29 de marzo de 2012

viernes, 9 de marzo de 2012

28 de mis 28

El último año ha sido uno de los más complicados de mi vida... han pasado cosas importantísimas y me ha puesto a pensar en mi pasado, mi presente y mi futuro.
Aquí les dejo una lista de 28 defining moments de mi vida, pa ver si le dan una pensada a los suyos y no olvidemos todo lo bueno (y lo más o menos y lo malo) que nos pasa en la vida.

1.Paciencia... Tuve un trabajo con un personaje de la cocina de México y fue una pesadilla. Me gritaron, pendejearon y me llevaron al límite y NUNCA perdí la calma. Me sentí orgullosa de mi tolerancia y respeto hacia el otro; no perder la cordura en un ambiente de locos, es un reto y salí triunfante. Punto para mí!.
2. Dejar ir...Perdí a dos grandes amigos en mi vida. no supe cómo ni qué pasó, pero el punto es que no fui requerida más en sus vidas y creo que al final, no ocurrió nada. Después de eso, se sumaron a mi maleta de amistad grandes personas, que agradezco infinitamente, que me ayudan a crecer, que me aportan mucho, que me cuidan, que me ayudan y que se dejan ayudar. A veces se pierde, pero siempre se gana.
3. Soñar y soñar..Cumplí mi sueño de ir al Culinary Institute en NY. Dejó de ser un ojalá y se convirtió en un LO HICE. Estuve un mes y medio en NY aprendiendo de cocina, desmañanándome, turisteando, pensando día y noche en comida y comiendo... ha sido de los viajes más satisfactorios de mi vida.
4.Emprender.. Después de NY decidí que tenía que poner un negocio propio y surgió SIBARIANA. Algo que me llena de orgullo y felicidad. Mermeladas, chutneys y otros condimentos. no hay cosa más hermosa que eso. Me pagan por hacer lo que más amo.... mezclar sabores e ingredientes y hacer productos de fácil acceso para los demás, que tienen un trasfondo de amor y responsabilidad con mi país... www.sibariana.com es un orgullo para mí y un hueco en la panza cada vez que veo mi página y digo.. wooow! es mío!
5. Perdonar... logré cerrar múltiples heridas personales con una complicadísima acción, que es perdonar. Perdonar de corazón. Dejar a un lado lo que tanto me ha lastimado en la vida y por fin, darle vuelta a la hoja. nada de estar con rencores minúsculos.. de tajo...
6. Mi taller de oración. Entré en un taller para aprender a orar correctamente. 16 sesiones que me cambiaron la vida... la oración es un acto de hablar con otro que no vemos, pero que al final es comunicarse con lo más íntimo que tenemos. Es un diálogo silencioso, un hablarle a otro que no me contesta con palabras, pero que su respuesta se siente hasta en la médula. Después de ese taller, me quedé asombrada de lo que soy capaz y de lo que tengo dentro.
7. Entré a dar catecismo.. sí, así como lo lee ud. tengo a mi cargo un grupo de chavitos que están conmigo todos los sábados de 9 a 11. un deleite. Escuchar sus inquietudes, sus dudas, sus anhelos y sus esperanzas me ha servido para cuestionarme hacia dónde voy, cómo está el mundo que me rodea y qué puedo hacer por los demás. El SERVICIO por el SERVICIO. Darse enteramente, entregarse a otro, ayudar en lo pequeño y en lo grande. Me ha hecho buscar en la raíz de mis valores y mi educación, para poder darles a estos niños mi visión del mundo, de lo que es mi fe para mí. Ha sido una montaña rusa de emociones y de aprendizaje.
8. Sobrevivir a las calumnias y críticas, sin sudar una gota. A finales de año, me tacharon de ratera. Así, sin más. Un malentendido y una persona muy enojada con su vida, empezó a crearme una mala reputación, de un asunto que no era verdad y cuya naturaleza era la ayuda al otro. Decidí seguir y perdonar. Poco tiempo después, me pidieron perdón y todo se terminó arreglando. Nunca perdí la calma, pero debo de aceptar que sí me dolió un poco, sobre todo por las consecuencias que trajo esto a corto plazo. La vida es así, hay que aguantar y las cosas se pondrán en su lugar.
9. Me volvió el enamoramiento por un rato.. Oh hermoso enamoramiento! es maravilloso y ya lo había olvidado. Al final las cosas no funcionaron, pero no me quejo! fue divertido, increíble y me quedé con el amigo más maravilloso de este universo. Win-win situation.
10. Trabajo y más trabajo.... he tenido la oportunidad de trabajar en muchas cosas que me apasionan hasta el infinito. Cocinar, escribir, foodstyling, catas, maridajes, caterings, clases. Mis semanas están llenas de trabajo y de gente nueva. Ni en mis más guajiros sueños, hubiera esperado tener un trabajo tan variado y complejo. Soy sumamente feliz con lo que hago.
11. Life changers. He conocido muchas personas en mi vida, que me han enseñado muchísimo. Entre ellos un alumno mío, con una situación de salud y vida complicada as hell. Su empeño, sus ganas, su "querer más de la vida" me han llevado a replantearme muchas cosas y darme una palmadita en el hombro por haber luchado por mi sueño. Está en nuestras manos hacer que las cosas PASEN y no que nomás se NOS PASEN.
12. Foodies.. El último año ha sido de encontrar y reencontrar personas, que como yo, son adictos a las experiencias culinarias. No tiene nada que ver con ir a restaurantes caros o comer el último ingrediente de moda. Es cuestión de AMAR la cocina, por lo que es... DELICIA Y BELLEZA COMESTIBLE. Este grupo de personas que dedican gran parte de su tiempo y su vida a la comida y lo que la rodea. Cerveza, queso, café, té, pan, vinos, pasteles, chocolate, mezcal, you name it. hay de todo y para todos.. me encanta conocer a estos personajes... es una maravilla. todxs comprometidxs con su proyecto y su pasión.
13. La maestra... lotería. me encanta dar clases... siempre me ha gustado explicar y compartir lo que sé... me gusta que otros aprendan y que después puedan inventar y crear cosas nuevas. Las clases de cocina han sido un deleite. me he divertido, he aprendido y he conocido gente FABULOSA. La vida es buena, no puedo decir otra cosa.
14. La familia.... Mi familia está llena de personajes complejos. HAn sufrido pérdidas, desencuentros, desengaños y sobre todo han perdido su lugar y ubicación en el mundo. algunos miembros de mi familia, viven en un universo paralelo, en donde se juran millonarios y todopoderosos... nada más lejano a la realidad y los golpes que han sufrido y seguirán sufriendo, están a la órden del día.
15. Solidarity... Alguien que quiero con todo mi ser, tuvo una temporada difícil. Tal vez la más complicada de su vida. Estuve allí, acompañando y ayudando en lo que pude y debía. Involucrarse sin engancharse.. dejar que el otro tome las riendas de su vida, pero ayudándolo a subir al caballo y hacerle ver que puede y debe seguir, que no hay de otra.
16.El dolor.. siempre uso el número 16 de todo lo que hago, para ponerlo como lo más significativo de mi vida.... el 16 de diciembre de 2011, perdí a mi abuelo. así, tal cual, cayó en un 16. el número más representativo de mi vida. Nunca había perdido a nadie, así tan cercano, tan de sangre, tan mi abuelo. El padre de mi padre, murió hace ya varios años y no lo recuerdo ni un poco. lo vi dos veces y no hubo más. Este hombre que se fue en este diciembre tan reciente, es el que me enseñó que hay que encontrar lo que a uno lo apasiona en la vida y no dejarlo ir. Alegador, difícil, duro, complejo, brillante, gracioso y ocurrente. así fue mi abuelo; su partida me recuerda que la vida es lo que uno hace de ella. No lo que quería, lo que intentó... lo que HIZO. así que tengo mucho por hacer... aterrizar proyectos, cumplir lo que quiero y llevar a cabo lo que quiero para mi vida.
17. El diván... hace ya casi 6 años que entré a análisis.. damn. ha pasado de volada. Cuando llegué era un desmadre. recién había abandonado la Medicina, no sabía ni qué quería hacer de mi vida y estaba encabronada con todo el mundo. Mis sesiones de ahora son más tranquilas, analíticas, más relajadas y muy duras. Reflejan lo que soy ahorita y cómo estoy. Contenta y satisfecha.
18. Los sabores... My God! este año probé cosas MAJESTUOSAS. de lo más memorable que me llega a la mente en este segundo es un scone de calabaza de un lugar llamado Alice's teacup en NY. Dios mío qué cosa tan maravillosa.. nada muy elegante. un pan. simple. lo comí directamente de la bolsa y quería llorar de la emoción. Lo simple de la vida que olvido a veces y que me hace tan feliz.
19. Aprender tanto... Cumplí mi obligación de aprender a hacer cosas que no sabía... limpiar cobre, usar un taladro, hacer rosas con buttercream y gumpaste, pan libre de gluten, beber mezcal, hacer macarons y mucho más. tanto que hay que aprender todo el día, todos los días... en esas estoy.
20. Los libros... leí cosas maravillosas este año.. no tanto como hubiera querido, pero así fue la vida. Un buen libro es un gozo absoluto. Leer es dejar que el escritor se le meta a uno al alma y que lo que sentimos y pensamos sea suyo. Qué envidia y qué talento tan maravilloso.
21. El arte... En NY y Bs. As. vi cosas impresionantes. Lo que más recuerdo es la exposición de Alexander McQueen en el Met y la Bienal de Fotografía de Bs. As. El arte para mí se reducía a la literatura, la música, la pintura, la danza, la escultura y claro, la gastronomía. Cuando vi lo que Alexander McQueen hizo con sus creaciones de ropa, me fui para atrás.... ha sido de lo más bello que he visto en toda mi vida... no podría ni describirles lo que es y cómo es... es algo que debes ver por ti mismo.... fue tal mi asombro, que mandé a mis padres a NY a ver esa exposición.... me cambió por completo. Todos estamos llenos de arte de alguna manera. hacer lo que amamos de la mejor manera y con el amor más puro es ARTE. Cocinar, pintar, bailar, la música, lo que sea que hagan y amen, háganlo dejando todo lo que uno es y tiene.
22. La risa loca... he reído hasta llorar, como cada año.. no guardé para mí carcajada alguna, eso ténganlo por seguro.
23. El llanto... lloré cada que pude, debí y tuve... he aprendido a llorar, sin contenerme y eso me hace sentir muy contenta (hasta las lágrimas)
24. La prudencia... aprendí a callar lo que debo y tengo qué... ya no suelto mi opinión y comentario de cosas de la vida de los que más amo, nomás porq creo que tengo qué... no Señor. el consejo se da cuando el otro lo pide, no cuando uno cree que lo necesita. He tenido que callarme ciertas verdades, pues decirle al otro algo que creo "pertinente" es todo lo contrario... quién fregados soy yo, para opinar de muchas cosas.
25. Los viajes... qué bien la pasé... esta vida de "pata de perro" y viajera, se me da bien.. pero ahora el trabajo me aleja de ese bello lifestyle y lo deja como un standby.
26. Las mujeres... un grupo de viejas mitoteras y maravillosas que tengo como amigas. todas distintas, exitosas, trabajadoras y complicadas como la chingada... Estoy feliz y orgullosa de ser amiga de cada una y todas me enseñan muchísimo.. desde qué buscar hasta qué no hacer.
27. Mi fe... lo que soy, lo que creo, lo que me acompaña y que me permite levantarme cuando estoy en el piso. lo que me aconseja y me contiene, lo que me empuja y lo que me tranquiliza. No sería nada de mi persona sin lo que mi fe me da. No sé ni q más decir, sin que se me haga un hueco en la panza de la emoción.
28.La felicidad. sé que no tengo muchas cosas que quisiera. que me encantaría tener hijos, una pareja y muchas cosas más... pero la verdad la verdad.. soy bien feliz. tengo todo lo que puedo y debo tener en este momento. estoy tranquila conmigo, con lo que soy, con lo que me gusta, con lo que hago, con lo que no hago, con mi grupo de amigos, con mi familia, con mi trabajo, con todo... tengo casi 28 años y soy más feliz que nunca... qué emoción poder decir eso...
A ver qué acontece en lo que me queda en este mundo...



martes, 28 de febrero de 2012

Jamin'

La mermelada me recuerda mi niñez... nunca fui fan de comer mermelada, pero recuerdo el olor a fruta mezclada con azúcar y me siento como si tuviera 7 años.. Veinte años después, me dedico a hacerlas..

 Hacer una mermelada, es lo más cercano a ser artesano... elegir la mejor fruta, limpiarla, pesarla, cortarla, elegir cuál será su acompañante perfecto... canela? vainilla? romero? alguna otra cosa? who knows.
...pesar azúcar y juntarla con la fruta... cubrir y refrigerar... depende del tipo de fruta será una noche, o dos, o cuatro... así.. una paciencia infinita.... revisarla cada día, colarla, hervir el jugo desprendido, resultante de el agua de la fruta saliendo y uniéndose con el azúcar y el limón que está allí para liberar la pectina natural de la fruta.... Ningún químico, ningún conservador.. NADA... todo tal cual.. productos naturales, frescos y maravillosos... esperar a que tome temperatura, textura, color...

Es un arte hacerlas... esperar a que todo salga como debe, cuando debe.. creo que esto, me ha llevado a ejercitar mi paciencia y a ser más apasionada en mi profesión.

Pensar en los nuevos sabores, qué fruta será la nueva estrella, quién será su acompañante. un deleite.

Un reto constante, un enamoramiento continuo, un amor para siempre (hasta que se acaba el frasco).. eso son las  mermeladas, para  mi <3.

Me hace feliz que la gente coma con gusto, que me digan que se terminaron un frasco en un mismo día, que la usaron para postres, regalos, acompañante de algo o simplemente a cucharada limpia.

Dejar un poco de uno mismo en un frasco (o en lo que sea que preparemos) es lo que nos hace trascender un poquito, claro, hasta que se termina la mermelada y volvemos a empezar.




viernes, 17 de febrero de 2012

Buenos Aires parte 2


La comida....
OHHHH la comida!
Cuando alguien dice: voy a ir a Argentina... en qué piensa  inmediatamente usted, amable lector?
En CARNE.
Kilos y kilos de deliciosos cortes con distintas cantidades de grasa, de diferentes partes de la res, con fibras suaves o firmes. El delicioso sabor ligeramente ferroso de una carne a medio cocer.. uff
Sí! Las parrillas argentinas son lo que prometen y más. Carnes deliciosas, perfectamente sazonadas, acompañadas de alguna que otra guarnición que es nomás un acompañante, pues las carnes son pintura y marco a la vez. no necesitan contención, ni compañero... bueno, tal vez un vino. 
Siempre un vino.

OHHHH el vino!
Mis casi 28 años han llevado una vida de excesos culinarios... chocolate, vino, carnes cargadas de colesterol y triglicéridos, ferrosas, muchas verduras indigestas, condimentos fuertes... y hoy en día puedo platicarle el gran penar que me acecha... ya no estoy hecha para tomar vino... y eso, lo descubrí en Argentina.
Mi tripa pedía a gritos que dejara de beber o cobraría venganza funesta... dolor, gruñidos, malestar constante.. bebía una copa y al día siguiente necesitaba un puré de verduras y un caldo de pollo. La verdad eso es lo que me PEDÍA la tripa ingrata, pero yo seguía dándole helados, más carne, risottos, pescados, ensaladas.... aguantó y me guardó respeto.. todavía sabe quién manda en este pueblo...
Tuve que dejar el vino un rato, pero eso no evitó que pasara a comprar una dotación de varias botellas, que llegaron a los dos dígitos en cantidad.

Alfajores, más helados, aguas minerales con gas, de una deliciosidad (existe?) que no puedo platicarle a usted. Soy fanática del agua simple.. ME ENCANTA! puedo beber litros y litros (bueno, hasta donde el riñón permite) y no cansarme. El agua de Argentina es simplemente MARAVILLOSA! el mejor balance sales- líquido que he encontrado, después de la deliciosa agua de la llave de Londres y de NY.

Pizzas y risottos... OHHH los risottos.. perfectamente cocinados cada uno de ellos. cremosos, caldositos, brillantes, suaves e intensos a la vez.
Las empanadas... maravillosas... el secreto está en la masa y no tanto en el relleno, me atrevo a decir... un relleno rico puede hacerse de muchas cosas, empezando con un delicioso queso.. pero una buena masa? tarea difícil.

La vida es fabulosa cuando uno está de viaje... de verdad que sí lo es.


Mi única queja de la cocina argentina fue su restaurante "estrella" o por lo menos el más caro de la ciudad... TOMO I se llama... $130 USD por persona, más propias y más bebidas (fuera del agua).
La comida, simplona, rica, pero simplona, platos sin intención ni decoración.
Ingredientes de buena calidad, pero llevados nada más a poquito... sabores repetitivos... los mismos brotes en 4 platos, crema de coliflor y luego salsa de coliflor acompañando a un solomillo... Eso no se hace! hay que SORPRENDER! habiendo tanto en la naturaleza y repetir 4 ingredientes en 9 tiempos? eso es querer sacar los sobrantes que teníamos! no buscar que realmente la cocina brille.
El servicio muy bueno, el lugar agradable, la música no tanto... Un postre COMPARTIDO entre los tres comensales.. eso es un CRIMEN! poner un postre comunitario? no señores! eso debería de ser penado. Además de compartido, sin chiste alguno... una tristeza para alguien como yo,con un sweet tooth impresionante.

A alguien le falta amar su cocina, la pasión, el arte, las ganas, la técnica, los recursos naturales... eso que he visto en muchos lugares que cobran mucho menos que en TOMO I y dejan con un gran sabor de boca al final de la cena.
Un lugar lindo, pero descuidado... buen servicio y comida un poco sosa. No se lo recomendaría a nadie... ni aunque tuvieran 130 USD para regalar.

El resto de los lugares en los que estuvimos, realmente ricos...

Sugerencias:
Prima Fila (Risotto con Langostinos y Salmón con risotto de Radiccio y de postre un Fondant de Chocolate y Merengue con Dulce de Leche)
Fervor (Entraditas de cortesía, Parrilla de Mariscos y Asado de Tira, Postre Volcán de Chocolate)
Sanjuanino (Empanadas TODAS, mi favorita, choclo y queso)
La Cabaña (papas soufflé, colita de cuadril y postre de chocolate y queso)
Restaurante del MALBA (Tés y panecitos)
Cafetería Las Ramblas (Huevos revueltos con jamón cocido)
Winery (vinos)
WalMart (según el taxista, los vinos de todos lados a los mejores precios)
Helados... todos.. mi favorito: frambuesa!




miércoles, 15 de febrero de 2012

jueves, 9 de febrero de 2012

Buenos Aires, parte 1

Si tuviera que definir Buenos Aires con dos palabras serían: amabilidad y libros.
Siete días en la capital de Argentina bastan para meterse en un mundo rodeado de vinos, pastas, carnes, libros, arte, música, diseño y horarios nocturnos.

El calor del verano era sofocante. La lluvia torrencial que se soltó un par de noches no lograba alejar totalmente el bochorno diurno. Un día, saliendo de cenar un salmón con majestuoso risotto de radicchio, la lluvia que caía era digna del fin del mundo. El hotel a escasas cuadras, se antojaba lejanísimo.  Habíamos olvidado el paraguas y sólo atinamos a conseguir dos para las tres personas que íbamos (mis padres y yo). Ofrecí que yo correría (una cosa relacionada con la edad y con los tenis que traía puestos). En el minuto en el que puse pie sobre la calle, un río de agua de lluvia mojó mis pies y llegaba a media Tibia. Un sentimiento de felicidad y tranquilidad me acompañó todo el camino... empecé a correr, pero a los pocos metros bajé el ritmo y decidí caminar. Comencé a reír estruendosamente... tantas veces que había visto en las películas escenas donde la gente se moja con la lluvia como si se hubiera sumergido en una alberca y sonríe, y posteriormente tiene algún encuentro amoroso con su alma gemela. Yo simplemente caminaba bajo la lluvia torrencial de Buenos Aires, con la ropa empapada, a un costado del cementerio de la Recoleta y pensaba en la frase que mi papá había usado cuando nos asomamos por primera vez a la terraza del cuarto de hotel, con vista impresionante y privilegiada al cementerio de la Recoleta: "aquí en el hotel, se está mejor que enfrente"... y tenía razón...


En cuanto entramos al hotel y subí los escasos dos pisos a mi habitación, noté que la lluvia se había terminado.. si tan sólo hubiéramos esperado unos cuantos minutos como mi papá sugirió,  habríamos evitado el caos pluvial. Pero me hubiera perdido de mojarme un jueves por la noche, por primera vez en la vida y reír todo el camino, a carcajadas.

Después de bañarme rápidamente y poner a secar mi ropa, con un cielo mágicamente despejado, me cambié y bajé a la librería que estaba justo a un costado del hotel y que cerraba a las 2 am. No he conocido placer más grande que pasear por una tienda de libros, a medianoche y platicar por un largo rato con los encargados del lugar. Gente amante de los libros, del mundo, de las cosas. Que conocían su lugar, su espacio, las letras. Ser un apasionado de lo que uno lee y hace propio, con las letras que otros escriben y son ajenas. Amabilidad absoluta! sugerencias de lectura, de visitas, de autores, conversaciones de países, de papeles, de tintas.... Eso es lo más lindo que me traigo de Buenos Aires

 ...Eso y varios libros de cocina, unos vinos y una felicidad metida en el cuerpo de que uno tiene que estar siempre preparado para cuando llega la lluvia de la vida y poder echarse a reír a carcajadas.