martes, 31 de marzo de 2009

De papalotes..

Cuando era un moco de 5 años, tenía una bolsa de pañales kleen bebe, en la cual guardaba plumones y crayolas y coloreaba en cualquier lugar, donde me agarrara la inspiración... como toda una incipiente artista, dibujaba esplendorosos árboles, peces, casas y papalotes.... la verdad es q ni artista, ni esplendorosos mis dibujos.. era rete harto mala.. pero.. no me importaba... y dibujaba..
Luego mis padres buscaban en esa labor parental de expandir mis horizontes artísticos, enseñarme nuevas técnicas.... me daban hojas y con un popote y una gota de pintura, me dejaban soplar mi imaginación y formar las manchas q más quisiera y luego las discutíamos todos muy felices.
Después hacía dibujos en papel alumnio, los cuales siempre había q terminar con una pasada de tinta china q se quedaba atrapada en los surcos dibujados por mis manos de enano.. (q no crecieron nunca creo yo)
Todos mis dibujos siempre tenían una niña, volando un papalote con 2 o 3 moños amarrados en su cola... creo q mis habilidades para el dibujo, no cambiaron gran cosa desde hace 20 años... y todavía hoy, me siento la niña q vuela el papalote....
Después pinté cuadros con óleo... hice dos cuadros.. un bosque estilo bob ross q mi papá tiene al lado de su cama y una cabaña q no acabé nunca y q no he podido terminar porq a mi mismo padre del q hablé hace media línea, le gusta el cuadro como está... yo creo q eso es el amor de un papá.. ver un cuadro horrible y pensar q es muy bonito porq lo hizo tu hija... mi padre es un pan.. q además q bueno q no espera gran cosa de mis obras artísticas.
Luego pinté cosas de cerámica... un paisaje, una máscara horrenda, y otras cosas q mi salud mental bloqueo como protección..
Después, decoré marcos, pinté mi cuarto con 80 cosas (esponja marina, estencil de figuras árabes, etc etc).

Toda la vida he hecho algo relacionado con la pintura, con las crayolas y los plumones... pero lo q más me gusta en este mundo es colorear con mis primos y verlos cómo al final, la vida es pensar q uno siempre será un niño con un papalote, feliz, sereno y con la capacidad de sorprenderse, q está bien llevar el mando del papalote, pero q al final, es el viento el q te dice, hacia dónde... no tú...

2 comentarios:

  1. El viento te puede llevar…pero tu decides que corriente (ascendente, descendente, en chorro, de convección, etc) seguir. Y por supuesto, también decides cuando bajarte de esa corriente…¡Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Sólo no olvides nunca una brújula.... para que así, sea donde sea que te lleve el viento, sepas hacia dónde esta el norte y nunca pierdas así tu rumbo.
    Un beso
    Tu Amáaaa

    ResponderEliminar