viernes, 15 de mayo de 2009

Pásele pásele, qué va a llevar güerita.......... y de espíritus

En Tailandia, cuando una persona moría, se guardaba el cuerpo por varios meses, pues en lo que los familiares de lugares lejanos, se enteraban, el cuerpo esperaba calmo (ya no iba a ningún lado) la llegada de todos... luego se enterraba en su mismo terrenito...
Con el paso del tiempo, la gente se mudó, vendió los terrenos y otros llegaron... esos "invasores" de terreno, empezaron a crear unas CASITAS DE ESPÍRITUS, que son una especie de ofrendas, que están a la entrada de todas las casas o negocios, en los que se pide al espíritu que habitó en vida y que ahora su cuerpo está allí enterrado, que no sean mala onda y que los dejen vivir a gusto y triunfar en su negocio... es una especie de échame la mano y yo también... así que en esas casitas, se les pone comida, agua, incienso y alguna otra cosa que al nuevo habitante se le ocurra.

La verdad es que son muy hermosas y hay de todos tamaños y estilos, lo único que se mantiene, es el color rojo y el dorado en casi todas.
Para comprarlas, se necesita ser tailandés y nuestros guías, nos advierten, que no seamos turistas nacos y vayamos a querer comprar una, porque ellos lo toman como una grosería.. porque seguro la traeríamos a México y la pondríamos en el jardín para los pájaros o en la sala o en algo así y que para ellos, es una cosa sumamente importante en su vida diaria.

Bueno bueno, perdóooooooooon.. ni haré el intento de comprar una.. al fin que ni quería...


Casita de espíritus llegando al mercado



El embarcadero de las lanchas (recuerdo de embarcadero de trajineras Xochimilcas)
Ya trepada en la lancha... el salpicadero del agua.. era... un poco... asqueroso.. porque tampoco huele a... AGUA DE COLONIA SANBORNS???? y nuestro amigo el lanchero.. iba a 35 mil kms por hora y daba unas vueltas y trompeaba y bueno.. veíamos ya casi nuestras personitas hundidas en el agua...



Foto de nostros a 35 mil kms por hora... la vegetación es impresionante, hay plátanos y muchas frutas todo alrededor...
Agua chocando con la lancha a 35 mil km/h

Garage para lancha...

Los templos tailandeses, se llaman Wat.. este Wat, estaba allí, escondido en la maleza y un monjecito budista, se me cruzó en la foto... es de mis favoritas.. íbamos harto rápido... y salió vibrada la foto.. pero bueno.. allí se ve su trajecito...

Monjecito y Wat
Un buda tailandés... para los tailandeses el Buda es totalmente distinto, ya que no es gordo y bonachón como el chino.. si no es un Buda con rasgos más humanos, sin tanto glamour, mucho más humilde y austero.. justo como ellos... La cabeza de Buda tiene una especie de flama, que implica que estaba "Iluminado"...
Uno de los 12 millones de Buda's que vimos


La típica tiendita de autoservicio, pero a orillas del río.. nótese que tiene el mismo orden e inventario perfectamente acomodado, que cualquier abarrotería mexicana.

Abarrotes Tailandeses

Sentados entrándole a la frutita y a lo que vendieran... me ENCANTA el sentadito tailandés, que una vez que lo intentas, no es NADA fácil, es cansado y te duelen las rodillas, los pies, tooooodo... más si eres una atleta de alto rendimiento como yo.. (que se lesionó en la guerra y no volvió a moverse nunca jamás)

Sentadito tailandés listo para comer

Barquito del mercado donde de abajo hacia arriba. está el Durian (que huele a rayos y centellas, pero no sabe tan mal), después otra fruta verde, que es literal, una guanábana...los mangostanes (violeta intenso, casi berenjenoso) que son deliciosos con una cáscara sumamente gruesa y amarga (no comestible) y un centro como con 6 gajos..transparentes textura de lychee suave, perfumado, muy dulce y exquisito, luego el mango.. q no le pide nada al nuestro y los rambutanes rojitos por fuera con pelos verdes, de sabor como su primo el lychee, pero un poco más delicado.. q sí son mucho mejores que los que nos llegan, ya todos despelechados y muy tristes..

Ahora zoom frutal... ya te venden el paquete en unicel, con fruta para llevar.. ya sea de carambola (de formita estrellada, menos ácida que la que comemos), el plátano dominico que ya conocemos.. con un sabor más delicado que el mexicano... pitahaya blanca y rosa (le llaman Dragon Fruit, de cáscara rosa muy intenso con vetas amarillo verdosas).. q es muuuuy buena... rambután pelado... (primo del lychee), piña para la niña... y mi favoritaaaaaaaa de todo el universo... la manzana de agua...(water apple, que es una especie de pera, con forma medio de chayote.. ya sea color rojo o verde...) (la verde está abajo de la pera y la roja, abajo de la pitahaya o dragon fruit.. sólo se ve una.. veáse la terminación comod de chayote..)un contenido de agua brutal, una consistencia DELICIOSA... y un sabor poco importante.. pero es mi fruta predilecta desde ese viaje... se lleva bien con todo.. es como la jícama.. fresca, con un sabor nada molesto.. pero.. muuuuy muyyy rica....

Paquetazos de fruta

El especierío... antes que nada.. quiero aclarar que la manera correcta de referirse a todo esto.. es ESPECIAS.. no ESPECIES.. q eso es ya materia de Linneo.
Galanga (una especie de jengibre, pero mucho más fresco y perfumado (indispensable para hacer el curry tailandés)), las bolsas de azúcar de coco.. (véanse los discos color café claro, distintos a todas las especias allí presentes hasta la derecha de la foto)... azafrán, pimienta rosa, verde y negra, canela, ajonjolí, chile, lemongrass (mi hierba favorita, con el olor y sabor a limón más refrescante de este planeta, a veces, si tienes mucha suerte y le pides con mucha fe a Peter Pan y a Campanita.. lo venden en el supermercado)

Lo que le da sabor al caldo... o a lo que sea...

Yo muy emocionada posando en el mercado con mi gafa de judicial que amo para siempre



Una vista más del mercado flotante.. ahhhh q lindura... en ese momento, el aroma a comida recién preparada, era una delicia.. por supuesto que no era el olor típico a fritanga o a taco que estamos acostumbrados.. si no un olor a curry y a salsa de pescado, que en un principio es muy penetrante y no te deja pensar... y luego, no puedes dejar de pensar, en que tienes que comer algo de ello... Nuestra muy amable guía, nos recomendó... no comer nada del mercado.. porque.. seguuuuuuuro.. nos daría la venganza de Moctezuma.. pero versión Tailandesa...




Así pues.. dejamos el muy peculiar y perfumado mercadito flotante... compré algunas cosas.. entre ellas sedas... baratas y preciosas.... algunos de mis compañeros de viaje.... compraron fruta y estaban comiéndosela mientras las mujeres comprábamos como suele ser la costumbre... yo por si las dudas, enjuagué las frutitas con agua embotellada y probé lo muy estrictamente necesario, que no había probado ya.... el Durian .. nada más.. esperé porque hubiera un lugar más salubre donde consumir estas frutitas.. y no me equivoqué... si hubo... nadie se enfermó... pero.. más vale no tentar al diablo.. porque.. quién me dice.. que no enjuagan las frutitas en el agua para llegar al mercadito????

Adiós mercadito.... sólo me faltó, el "que va a llevar güerita, pásele preciosa".... etc etc.. pero.. el chiflido y palabras incomprensibles en tailandés.. no faltaron.. así que.. estaba en casa....

1 comentario:

  1. ese mercado es basicamente parte de la imagen general tailandesa que se tiene por aca y resulta ser un sitio no general sino harto singular... y con tu descriptiva solo me faltaban los olores.

    ResponderEliminar